Los piercings corporales son una forma popular de expresión personal. Puede parecer algo atractivo, pero perforarse la lengua, los labio s o las mejillas puede interferir en el habla, las masticación o la deglución. Además, conlleva serios riesgos para la salud oral y para la salud en general. Pueden dañar tu salud oral, tus dientes, tus encías y tus mucosas. En bastantes ocasiones originan infecciones y hemorragias.

¡Piénsatelo!

A continuación te enumeramos las posibles complicaciones de llevar un piercing oral:

  1. Dolor, hemorragia o edema.
  2. Infección del piercing.
  3. Retracción gingival.
  4. Gingivitis o periodontitis.
  5. Fractura dentaria.
  6. Desgarros del tejido donde se inserta el piercing.
  7. Mal aliento.
  8. Salivación excesiva
  9. Aspiración o ingestión del piercing.
  10. Alteración del habla y masticación.

 

Si eres portador de un piercing y tras leer este artículo decides continuar llevándolo, toma unas precauciones para evitarte problemas:

a. Vigila signos de infección.

b. Mantén la zona limpia.

c. Ten cuidado con los movimientos del piercing al comer y al hablar.

d. Quítate el piercing cuando hagas deporte y utiliza un protector bucal.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Traducir